Porque el lenguaje, cualquiera que sea su modo, es la base para poder socializar, espero logremos encontrar juntos la mejor forma de hacerlo*

Jerome Bruner

Acción, pensamiento y lenguaje (1984) es la obra de Jerome Bruner en la que plantea el enorme impacto de los gestos en el desarrollo posterior del lenguaje en el niño. Se concentra en la cultura como proveedora de elementos que el individuo incorpora para su propio desarrollo y su constitución como sujeto. Como el título lo indica, refiere a tres modelos de representaciones: El Enactivo (la acción), el Icónico (el pensamiento)y el Simbólico (el lenguaje).

Aprendizaje por descubrimiento es una expresión básica en la teoría de Bruner que denota la importancia que atribuye a la acción en los aprendizajes. La resolución de problemas dependerá de cómo se presentan estos en una situación concreta, ya que han de suponer un reto, un desafío que incite a su resolución y propicie la transferencia del aprendizaje. Los postulados de Bruner están fuertemente influenciados por Piaget. Lo más importante en la enseñanza de conceptos básicos, es que se ayude a los niños a pasar progresivamente de un pensamiento concreto a un estadio de representación conceptual y simbólica más adecuada al pensamiento  De lo contrario el resultado es la memorización sin sentido y sin establecer relaciones.

En sus investigaciones son de suma importancia los conocimientos del mundo real previos al lenguaje que posee el niño. Bruner, en primera instancia, explica en qué consiste la adquisición del lenguaje: se trata del dominio de tres facetas inseparables en cuanto al tiempo de dicha adquisición: la sintaxis, la semántica y la pragmática del lenguaje.

El lenguaje y el juego mantienen estrecho parentesco entre sí; ambos representan la realidad, la trasponen; son su ficción. El juego y el lenguaje serían, pues, el anverso y el reverso de una misma actividad, consistente en distanciar lo real mediante la ficción. El lenguaje corresponde al orden del juego, es un sistema de reglas carentes de sentido, pero necesarias. Y el juego es lenguaje.

El autor describe y analiza las características del desarrollo cognoscitivo, lingüístico, social y afectivo del niño, en función de lo que representan para él cómo éstos se interrelacionan, de acuerdo con el entorno en el que se desenvuelve

El habla infantil es el habla en el que las madres utilizamos para que el niño se anime a participar en las conversaciones, es un tipo de habla que en ese momento ya es capaz de entender. La importancia de este lenguaje infantil consiste en que le permite combinar, de formas distintas, los elementos del lenguaje que ya conoce para producir emisiones más complejas. El niño no sólo está aprendiendo el lenguaje sino que también aprende a utilizarlo como un instrumento del pensamiento y la acción de un modo combinatorio. El desarrollo del pensamiento puede que esté, en buena medida, determinado por las oportunidades de diálogo, de modo que dicho diálogo puede llegar a interiorizarse y a continuar funcionando por sí mismo en la cabeza de cada individuo.

El juego que está controlado por el propio jugador, le proporciona a éste la primera y más importante oportunidad de pensar, de hablar e incluso de ser él mismo.  


                                  

No hay comentarios:

Publicar un comentario